Quixote  2008 Ver más grande

Quixote 2016

24

Nuevo

Origen D.O.P. Pago Casa del Blanco.
Variedad Merlot , Tempranillo y Petit Verdot
Crianza 12 meses roble francés y Americano
Graduación 14%

12,90 €

A lista de deseos

De la gama de vinos Quixote, el Merlot - Tempranillo - Petit Verdot, conocido como MTPV, es, a nuestro modo de ver, el más representativo, el más complejo y refinado y un vino que fácilmente agrada a los paladares más diversos. No es un vino opulento ni denso; es elegante, bien hecho, ofrece placer y muestra el carácter de la diversidad, una cuidada selección de uvas bien ensambladas. Los vinos Quixote son elaborados con paciencia, envejecen largamente en la bodega, y esa maduración pausada se percibe en todos los niveles. Visualmente ofrece un color vivo a pesar de su edad, con una buena capa, un bello color cereza picota, limpio y brillante, y un ribete carmín que empieza a evolucionar pero que todavía muestra todo su vigor. Sus aromas son abiertos y elegantes; parece como si la variedad merlot tomara las riendas del conjunto, evitando que nada sobresalga en exceso. Es una nariz comedida, en absoluto agresiva pero sí intensa, compleja, accesible, atractiva e interesante. Los aromas frutales, de fruta negra (ciruelas, moras) se ven acompañados de un suave dulzor y de notas balsámicas, especiadas, minerales (grafito) y de finas maderas (laurel, tomillo, clavo, cedro...), formando un esmerado y pulido tejido aromático. En boca fluye con facilidad, es de cuerpo medio, sabroso, frutal, una acidez casi perfecta... y con el tiempo en copa es la variedad tempranillo la que gana presencia: el vino ofrece más intensidad frutal, notas de te negro pero, una vez más, redondo. Los taninos son finos, el final es amable y muestra una retronasal con un suave fondo de regaliz. Un vino de coupage singular, bien conseguido, un vino para recomendar y decantar siempre unos 30-60 minutos para que pueda desplegar toda esa complejidad. NOTA: Vino sin proceso de estabilización ni filtrado; pueden aparecer precipitaciones naturales y sedimentos.

Cuando la bodega se fundó nos acogimos a la indicación geográfica protegida: "Vinos de la Tierra de Castilla" pero siempre tuvimos la vista puesta en la consecución del Pago, para lo cual se ha trabajado durante estos años hasta finalmente conseguirlo. No pensábamos que nuestros vinos fuesen mejores o peores que los de nuestro entorno, pero sí, que eran singulares y en eso nos hemos volcado desde que en Junio de 2009 presentamos nuestra solicitud para ser Pago: en demostrar esa singularidad o personalidad que nos hacía diferentes y que esto fuese recogido por las autoridades mediante la creación de una nueva denominación de Origen de la que solo forma parte una ínica bodega: Pago Casa del Blanco.

Pago Casa del Blanco es una bodega de carácter familiar, con más de 150 años de historia, y una todavía breve pero intensa trayectoria vitivinícola que logró conseguir, en el año 2010, la máxima categoría en la clasificación de vinos: la Denominación de Origen Protegida Pago Casa del Blanco.

La certificación de Vinos de Pago exige un gran esfuerzo y el cumplimiento de unas normas de calidad muy estrictas, pero ratifica y garantiza la singularidad y personalidad de unos vinos producidos y elaborados en un terroir único y exclusivo. Sus 150 hectáreas de viñedo de propiedad están ubicadas en el término municipal de Manzanares (Ciudad Real) y gozan de un microclima y un suelo muy específico, con una característica muy peculiar, además: una concentración de litio, un oligoelemento con propiedades de mejora del sistema inmunitario, superior a lo habitual, el cual se transmite a los vinos.

El equipo de Pago Casa Blanco está formado por varios profesionales y miembros de la familia, entre los cuales Antonio Merino como enólogo, y es liderado hoy por Joaquín Sánchez. Cultivan, con el máximo respeto por el medio ambiente, las variedades blancas sauvignon blanc, chardonnay, moscatel de grano menudo y airén; y las tintas tempranillo, cabernet sauvignon, merlot, syrah, petit verdot, malbec, cabernet franc y garnacha.

La bodega, de diseño y construcción propios y totalmente integrada en el entorno natural, cuenta con las más modernas tecnologías conjugadas perfectamente con la tradición y de ella salen, tras un paciente y prolongado reposo, los vinos de sus tres marcas: Quixote y Lithium en tintos, y Castillo de Pilas Bonas en blancos.

Las instalaciones de la Bodega de Pago Casa del Blanco ocupan una superficie global de 4.200 metros cuadrados; instalaciones que se dividen en dos zonas que están perfectamente fusionadas: Zona de Elaboración y Zona Lúdica y Social. La zona de elaboración de la bodega es una zona aséptica e idónea desde el punto de vista sanitario para la vinificación. No obstante, todos nuestros caldos cuentan con controles en nuestro laboratorio, dotado con el aparataje necesario para medir tanto en la uva como en el propio vino parámetros de calidad como el IPT, antocianos, hierro, acidez total. La bodega está diseñada para trabajar con volúmenes de uva y vino relativamente pequeños. En Pago Casa del Blanco prima la calidad. Por ello, la bodega se ha diseñado para contener equipos y dispositivos móviles frente a instalaciones fijas. De esta manera mejoramos en funcionalidad y logramos una mayor higiene y grado de asepsia. La maquinaria con la que trabajamos en Pago Casa del Blanco está diseñada para que el fruto se mime y para que todo su potencial y cualidades se trasladen a los vinos que llegan a nuestros clientes y amigos. La bodega, en este apartado de elaboración, cuenta con un espacio para la recepción de la uva anexo a la sala de vinificación, donde se ubican 16 depósitos de 20.000 litros y 5 depósitos de 6.000 litros. La forma de los depósitos es cuadrada. La relación entre el diámetro y la altura es de uno a uno. De esta manera, podemos crear grandes superficies de sombrero durante la fermentación alcohólica para así extraer del hollejo todo su potencial. La sala de barricas o de crianza cuenta en la actualidad con un parque de barricas de 300 unidades. Está dotada tecnológicamente para que sean posibles precisos y continuos controles de temperatura (15º) y humedad (80%). Aquí el vino reposa y evoluciona, bien en contacto con la madera, bien dentro de la botella, hasta que la crianza reductiva termina de redondear, afinar y pulir los vinos antes de salir al mercado.

http://www.pagocasadelblanco.com

No existen comentarios de clientes

Escriba su opinión

Quixote  2016

Quixote 2016

Llámenos: 

615 810 755

Boletín

Suscríbase para recibir todas nuestras novedades.