Montecastro 2009 Ver más grande

¡Disponible solo en Internet!

Montecastro 2015

41

Nuevo

Origen D.O. Ribera del Duero
Variedad Tinto fino
Crianza 18 meses en roble frances
Graduación 15%

19,90 €

A lista de deseos

Montecastro nace en el año 2000, fruto de la pasión de unos amigos que convirtieron su sueño en realidad: elaborar un vino de calidad desde el mismo corazón de la Ribera del Duero. En el año 2002 plantaron 27 ha de viñedo con este propósito y construyeron una bodega, diseñada por el arquitecto Roberto Valle, moderna y en plena armonía con el entorno. El proyecto contó inicialmente con el inestimable asesoramiento del enólogo francés Bertrand Erhard. Los vinos de Montecastro tuvieron una gran aceptación en el mercado desde el principio, potentes pero redondos, fáciles de beber y con un agradable toque 'bordelés' y atrajeron no sólo la atención de los consumidores sino de grandes expertos también. Así, en el año 2014, Hacienda Monasterio se convierte en accionista mayoritario de Montecastro y la dirección técnica pasa a manos de Carlos de la Fuente, gran conocedor de la Ribera del Duero y un enólogo considerado hoy como la mano derecha de Peter Sisseck. Una de las principales virtudes de Montecastro es la elevada altitud en la que se encuentran sus viñedos, una de las más elevadas de Ribera del Duero, entre 860 y 923 metros, una situación que aporta una mayor frescura a los vinos ya que protege las uvas del calor y les permite una maduración más lenta. Los viñedos están repartidos en 8 parcelas y 5 pagos y las cepas están plantadas sobre suelos de composición variada, predominantemente calcáreos, y con una alta densidad de plantación que favorece los bajos rendimientos. Las variedades plantadas son tempranillo (o tinto fino) mayoritariamente (el 90% de las cepas), pero también cabernet sauvignon y merlot. El viñedo está en proceso de conversión a la agricultura ecológica y en él se practica una viticultura de respeto a la naturaleza, con el mínimo de tratamientos posibles, siempre preventivos y sin utilización de ningún herbicida ni productos químicos. El trabajo en bodega se caracteriza por la utilización de depósitos de hormigón para la elaboración y por el uso tanto de barricas nuevas como de un vino para las crianzas (principalmente, el 80%, de roble francés). El resultado, una gama de vinos fresca y de gran elegancia.

Montecastro es una bodega de muy reciente creación; la sociedad impulsora se fundó en 2001 y en el otoño de 2002 hicieron su primera elaboración, obligadamente en bodega ajena. Para la vendimia de 2003 ya estuvo operativa la bodega de nueva construcción, que está situada en el término de Castrillo de Duero, a pocos metros de la N-122, auténtica espina dorsal de la zona vinícola de la Ribera del Duero. Los promotores y principales accionistas de Montecastro son Alfonso de Salas, marqués de Montecastro y Llanahermosa, y Juan González, fundadores de EL MUNDO y ahora responsables del nuevo diario económico 'El Economista', grandes enamorados del vino, a quienes acompaña un pequeño grupo de amigos. Hay que resaltar el hecho de que las instalaciones de fermentación son, curiosamente para lo que se estila hoy en día, de cemento; sin duda habrá que achacarle esta decisión a Jean-François Hébrard, enólogo de la casa, nacido en Saint-Emilion, ya que en Francia son mucho menos entusiastas del acero que en España. En el parque de barricas predomina claramente el roble francés, que representa el 70 % del total, siendo el resto de las barricas de roble americano. De la arquitectura de la bodega hay que destacar los lucernarios que se observan en el techo, que tienen algunas funciones prácticas (respiraderos del sistema de ventilación y aportación de luz natural a la nave), pero que también son un guiño de recuerdo a las típicas zarceras o chimeneas de las antiguas bodegas subterráneas, de las que todavía se conservan algunos ejemplos en las cercanías. La bodega posee en la actualidad un total de 26 Ha. de viñas, distribuidas en cinco parcelas situadas en el páramo, la parte más alta del municipio de Castrillo de Duero (entre 900 y 960 metros), que han sido plantadas entre 2001 y 2005, todas ellas de la variedad tinto fino. Como es natural, estas uvas no se emplean en la elaboración de los vinos actualmente, ya que no han alcanzado el nivel de madurez adecuado a la calidad que se busca obtener. Los actuales vinos de Montecastro, por ello, están elaborados con uvas adquiridas a cinco viticultores de municipios vecinos (La Vid, Sotillo, Gumiel, Moradillo y Fuentenebro), seleccionados personalmente por Hébrard; la idea es que estos viticultores sigan suministrando uvas a la bodega en el futuro, ya que para el objetivo de producción de la bodega (en torno a 250.000 botellas) se precisarán tanto las uvas compradas actualmente como las propias. Los viñedos son de distinta tipología de suelos y de formas de plantación (los hay tanto en vaso como en espaldera), en busca de comunicar complejidad al vino, y también son de distintas edades que abarcan desde los seis a los 80 años. Todos ellos son de la variedad tinto fino.

No existen comentarios de clientes

Escriba su opinión

Montecastro 2015

Montecastro 2015

Productos relacionados

Llámenos: 

615 810 755

Boletín

Suscríbase para recibir todas nuestras novedades.